Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las "cookies".

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de cuello de útero?

Un factor de riesgo es cualquier cosa que cambia su probabilidad de contraer una enfermedad como el cáncer. Los diferentes cánceres tienen distintos factores de riesgo. Por ejemplo, la exposición de la piel a la luz solar fuerte es un factor de riesgo para el cáncer de piel. Fumar es un factor de riesgo para muchos cánceres. Pero tener un factor de riesgo, o incluso varios, no significa que vayas a contraer la enfermedad.

Varios factores de riesgo incrementan su probabilidad de desarrollar cáncer cervical. Las mujeres sin ninguno de estos factores de riesgo rara vez desarrollan cáncer cervical. Cuando una mujer desarrolla cáncer cervical o cambios precancerosos, puede que no sea posible afirmar con certeza que un factor de riesgo en particular fuese la causa.

Al pensar en los factores de riesgo, puedes pensar en aquellos que puedes cambiar o evitar (como fumar o la infección por el virus del papiloma humano), en lugar de aquellos que no puedes controlar (como tu edad o el historial familiar). Sin embargo, es importante conocer los factores de riesgo que no se pueden cambiar, porque es aún más importante para las mujeres que tienen estos factores hacerse pruebas regulares para detectar el cáncer cervical a tiempo.

Los factores de riesgo de cáncer cervical incluyen:

  • Infección por el virus del papiloma humano (VPH). Ciertos tipos de VPH pueden causar verrugas en o alrededor de los órganos genitales masculinos y femeninos y en el área anal. Estos tipos se denominan tipos de VPH de bajo riesgo porque rara vez están relacionados con el cáncer.
  • Fumar. Las mujeres que fuman tienen el doble de probabilidades de contraer cáncer cervical que las no fumadoras. Se han encontrado subproductos del tabaco en el moco cervical de las mujeres que fuman. Los investigadores creen que estas sustancias dañan el ADN de las células del cuello uterino y pueden contribuir al desarrollo del cáncer cervical. Fumar también hace que el sistema inmunológico sea menos eficaz en la lucha contra las infecciones por VPH.
  • Tener un sistema inmunitario debilitado. El sistema inmunológico es importante para destruir las células cancerosas y retrasar su crecimiento y propagación.
  • Infección por clamidia. Algunos estudios han observado un mayor riesgo de cáncer cervical en mujeres cuyos análisis de sangre y moco cervical mostraron evidencia de infección por clamidia pasada o actual. Las mujeres infectadas con clamidia a menudo no presentan síntomas. De hecho, es posible que no sepan que están infectados en absoluto a menos que se les hagan pruebas de clamidia durante un examen pélvico.
  • Una dieta escasa en frutas y verduras. Las mujeres cuyas dietas no incluyen suficientes frutas y verduras pueden estar en mayor riesgo de padecer cáncer cervical.
  • Tener sobrepeso. Las mujeres con sobrepeso son más propensas a desarrollar adenocarcinoma del cuello uterino.
  • Uso prolongado de anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas). El riesgo de cáncer cervical aumenta mientras más tiempo las toma, pero el riesgo vuelve a disminuir después de que se detenga su consumo y regresa a la normalidad aproximadamente 10 años después de la interrupción.  
  • Uso del dispositivo intrauterino (DIU). Una mujer que esté interesada en usar un DIU debe hablar primero con su médico sobre los riesgos y beneficios potenciales. Además, una mujer con múltiples parejas sexuales debe usar condones para reducir su riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, sin importar qué otra forma de anticoncepción use.


¿Cómo puedo prevenir el cáncer de cuello de útero?

Desde Hospital Virtual M te recomendamos seguir estas pautas con las que también se pueden encontrar síntomas pre-cancerosos, los cuales pueden ser tratados para evitar que el cáncer cervical se forme.

  • Todas las mujeres deberían comenzar las pruebas de detección del cáncer cervical cuando comiencen las relaciones sexuales.
  • La frecuencia de la citología (Papanicolaou) es entre 1 a 3 años, dependiendo de la población, país o región de que se trate. Puede ir acompañado o no, o intercalado con la prueba para la detección del virus del HPV.
  • Debe realizarse anualmente en mujeres que están en alto riesgo de cáncer cervical debido a un sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, debido a una infección por VIH, un trasplante de órganos o el uso de esteroides a largo plazo).
  • Las mujeres que se han sometido a una histerectomía total (extirpación del útero y el cuello uterino) deben suspender las pruebas de detección (como pruebas de Papanicolaou y pruebas de VPH), a menos que la histerectomía se haya realizado como un tratamiento para el cáncer cervical o de endometrio (parte interior del útero).
  • Las mujeres que se han sometido a una histerectomía sin extirpar el cuello uterino (llamada histerectomía supra-cervical o subtotal) deben continuar con la evaluación del cáncer cervical de acuerdo con las pautas anteriores.

Esperamos haberte servido para aclarar lo que puedes hacer para prevenir. Para cualquier duda que tengas relacionada con este tema, ponte en contacto con nosotros. Contamos con un equipo de especialistas que estarán encantados de ayudarte.

Regístrate y envía tu consulta

* Recuerda que, en la video-consulta, no siempre puede hacerse un diagnóstico definitivo, debido a que puede ser necesaria la exploración o pruebas complementarias. En esos casos, te derivaremos a una clínica o profesional de confianza cerca de donde te encuentres.

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna inquietud, no dudes en contactarnos. Te atenderemos a la mayor brevedad posible, y no olvides que la información que se ofrece en esta web es orientativa. Lo mejor, ante la duda, es consultar a un experto.