Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las "cookies".

¿Qué es la incontinencia urinaria?

Millones de mujeres experimentan pérdidas involuntarias de orina, o lo que es lo mismo: incontinencia urinaria. Hay mujeres que pueden perder unas gotas de orina al correr o toser. Otras, pueden sentir una fuerte y repentina urgencia de orinar justo antes de perder una gran cantidad de orina. En muchos casos, experimentan ambos síntomas. La incontinencia puede ser ligeramente molesta o totalmente desagradable. La pérdida de orina también puede ocurrir durante la actividad sexual causando angustia emocional.

Las mujeres experimentan incontinencia más a menudo que los hombres debido a:

  • El embarazo y el parto.        
  • La menopausia.        
  • Estructura del tracto urinario femenino. 
Pero tanto las mujeres como los hombres pueden convertirse en incontinentes debido a lesiones neurológicas, defectos congénitos accidentes cerebrovasculares, esclerosis múltiple y problemas físicos asociados al envejecimiento.

La incontinencia se produce debido a problemas en los músculos y nervios que permiten retener o liberar la orina. La orina puede escapar con menos presión de la habitual si los músculos están dañados, causando un cambio en la posición de la vejiga.

Tratamiento quirúrgico para la incontinencia

La mayoría de las opciones quirúrgicas para la incontinencia que practicamos en Hospital Virtual M tienen un alto índice de éxito. La cirugía para la incontinencia ha mejorado considerablemente y ahora se puede realizar como un procedimiento prácticamente ambulatorio o con pocas horas de ingreso en la mayoría de los casos, sin un catéter postoperatorio en vejiga (sonda vesical) y con un mínimo de dolor e incomodidad. Dependiendo de la causa de la incontinencia, nuestros expertos cirujanos pueden utilizar un enfoque vaginal o laparoscópico.

Un cabestrillo vaginal (mallas de TOT o TVT) es la cirugía que se realiza con mayor frecuencia para la incontinencia urinaria. El procedimiento, que consiste en colocar un trozo de malla sintética o tejido debajo de la uretra y se realiza en su totalidad a través de la vagina y habitualmente no precisa anestesia general.

Un procedimiento laparoscópico (operación de Burch laparoscópica) alivia la presión sobre la uretra al levantar tejido adyacente a la vejiga. El procedimiento entero requiere solamente de una pequeña incisión en el ombligo y en otras zonas, dando como resultado cicatrices casi imperceptibles. Toda cirugía por laparoscopia requiere de anestesia general.

Láser ce CO2, recientemente se está utilizando el láser para el tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo leve a moderada. Es un procedimiento ambulatorio, prácticamente indoloro, se realiza con un gel anestésico y la paciente puede continuar con su vida normal inmediatamente después del tratamiento. Algunas veces precisa 2 o 3 sesiones, también ambulatorias.

La mayoría de las pacientes que se someten a procedimientos de incontinencia regresan a sus actividades normales en una o dos semanas., excepto cuando se tratan con láser ya que pueden continuar con sus tareas habituales.

Nuestros especialistas en uroginecología y suelo pélvico están capacitados para diagnosticar y tratar estas afecciones.

¿Qué es el prolapso?

El prolapso es una afección muy común que afecta un porcentaje importante de mujeres que han tenido hijos por parto vaginal. Ocurre cuando uno o más de los órganos de la pelvis (vejiga, útero, recto, intestino delgado o grueso) desciende a causa de los músculos del suelo pélvico que se han debilitado, estirado y/o han perdido el apoyo a la vaginal. Este descenso puede resultar en una protuberancia de la vagina, útero o ambos.

Además del parto vaginal, el desarrollo del prolapso se puede atribuir a varios factores, incluyendo una edad avanzada y la obesidad. La histerectomía (extracción del útero por diferentes causas), la distensión crónica, tos crónica por enfermedades respiratorias crónicas y las anomalías del tejido conectivo o la reparación del tejido conjuntivo predisponen a algunas mujeres a la alteración, estiramiento o disfunción de las conexiones del tejido conectivo de la vagina, lo cual da lugar al prolapso.

Cirugía reconstructiva del prolapso

La cirugía reconstructiva del prolapso tiene como objetivo corregir la vagina afectada manteniendo o mejorando la función sexual vaginal y aliviando cualquier síntoma pélvico asociado. Para aquellas pacientes que requieran cirugía, en Hospital Virtual M ofrecemos técnicas por vía vaginal o laparoscópica reduciendo el tiempo de recuperación. La mayoría de las cirugías de prolapso se realizan por vía vaginal, con anestesia regional (epidural) sin dejar cicatrices. La laparoscopia se está usando cada vez más como un método mínimamente invasivo.

En Hospital Virtual M podemos realizar todas estas cirugías y nos avalan  años de experiencia con alto porcentaje de éxito en nuestra basta casuística. ¿Tienes dudas? Ponte en contacto con nosotros.

Regístrate y envía tu consulta

* Recuerda que, en la video-consulta, no siempre puede hacerse un diagnóstico definitivo, debido a que puede ser necesaria la exploración o pruebas complementarias. En esos casos, te derivaremos a una clínica o profesional de confianza cerca de donde te encuentres.

¿Tienes alguna duda?

Si tienes alguna inquietud, no dudes en contactarnos. Te atenderemos a la mayor brevedad posible, y no olvides que la información que se ofrece en esta web es orientativa. Lo mejor, ante la duda, es consultar a un experto.